Aceite de Girasol (ORGÁNICO): rico en calcio, hierro, zinc y vitaminas (A,K,E) suaviza la piel y actúa como un emoliente que atrapa la humedad y mantiene la piel bien hidratada. Tiene propiedades regeneradoras y antiinflamatorias ayudando a reducir los signos de estrés o irritación de la piel.

Vitamina E: su increíble poder antioxidante junto con su alta compatibilidad con la dermis permiten mantener las células de la piel hidratadas y sanas, contrarrestando los efectos negativos de la radiación solar y contaminación. Protege el tejido corporal del daño causado por los radicales libres y ayuda a mitigar las rojeces de la piel.

Algas rojas (Chondrus crispus): Contiene abundantes mucílagos, sales minerales, como el yodo, el calcio, el fósforo o el hierro, aminoácido y proteínas. Nutre e hidrata la piel en profundidad. Es conocida como la silicona vegetal ya que crea una película protectora no oclusiva en la piel que la protege en profundidad. Antioxidante, suavizante, calmante y protectora.

Aceite de Limoncillo: este agradable aceite esencial presenta un efecto antimicrobiano y antiinflamatorio que calma, purifica y refresca la piel. Su poder para aumentar la microcirculación de la piel permite destapar los poros y al mismo tiempo elimina el crecimiento de bacterias dañinas, ayudando a mantener una piel iluminada, fresca y limpia.

Glicerina Vegetal: Previene la sequedad y descamación. Gran capacidad humectante, y tiene la capacidad de penetrar en la piel y retener el agua manteniendo el nivel de hidratación adecuada. Gracias a sus propiedades antisépticas, ayuda a eliminar el acné. Ayuda a calmar y suavizar la piel, aliviando irritaciones, como la dermatitis o eccemas.