Aceite de Semilla de Uva: Nutre la piel en profundidad. Potente antioxidante que repara y protege la piel frente a los radicales libres. Difumina las ojeras y cicatrices de la piel, además de otorgar un efecto rejuvenecedor.

Extracto de Flor de las Nieves: Hidrata y calma la piel. Poderoso antioxidante que estimula la regeneración celular, combate el envejecimiento y aporta elasticidad a la piel. Protege a la piel frente a los agentes externos. De origen orgánico.

Caolín: Arcilla blanca y fina. Purifica la piel y regula la secreción de sebo. Ayuda a la cicatrización de la piel y tiene propiedades antiinflamatorias.

Aceite de Sésamo: Hidrata en profundidad. Poderoso antioxidante que protege la piel de los radicales libres y de la radiación solar. Propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. De origen orgánico.

Vitamina E: Uno de los antioxidantes más poderosos para la piel. Combate los radicales libres, previene el envejecimiento prematuro, la aparición de arrugas y líneas de expresión. Es antiinflamatorio, calmante y regenerador. Además, de tener propiedades fotoprotectoras.

Aceite de Girasol: Repara, hidrata y calma la piel en profundidad. Propiedades antiinflamatorias, antibacterianas. Rico en vitamina E y otros antioxidantes naturales. De origen orgánico.