Aceite de Semillas de Albaricoque: Regenera, hidrata y nutre la piel en profundidad. Reduce los signos de envejecimiento. Calma las irritaciones de la piel y eczemas. Es de origen orgánico.

Aceite de almendras dulces: Hidrata y nutre en profundidad. Propiedades antioxidantes y protectoras. Ayuda a una mejor absorción de otros principios activos. De origen orgánico.

Aceite de Jojoba: Previene la aparición de estrías, arrugas y mejora la elasticidad de la piel. Calma e hidrata la piel en profundidad. Ideal para pieles grasas, mixtas o con acné gracias a su capacidad seborreguladora. De origen orgánico.

Aceite de Girasol: Repara, hidrata y calma la piel en profundidad. Propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Potente antioxidante. De origen orgánico.

Aceite de Soja: Poderoso antioxidante, regenerador y reafirmante. Hidrata en profundidad. Estimula la síntesis de colágeno y elastina, efecto antiedad. De origen orgánico.

Vitamina E: Uno de los antioxidantes más poderosos para la piel. Combate los radicales libres, previene el envejecimiento prematuro, la aparición de arrugas y líneas de expresión. Es antiinflamatorio, calmante y regenerador. Además, de tener propiedades fotoprotectoras.