Aplica SILK después de la ducha, del baño o cuando tu piel la necesite. Pon una pequeña nuez de producto en tus manos y masajea tu piel suavemente hasta su total absorción