Cruelty Free vs Experimentación en animales en Cosmética.

A pesar de que en Europa está prohibida la experimentación con animales en productos cosméticos, muchas marcas siguen realizando ensayos en animales para poder exportar sus productos a otros países como China, donde estos son necesarios para poder comercializar el producto. Según la organización PETA (People for the Ethical Treatment Of Animals), más de 100 millones de animales son usados cada año en los Estados Unidos para evaluar diferentes productos químicos, cosméticos y alimenticios.

Durante muchos años, la experimentación con animales fue considerada necesaria para verificar la seguridad y efectividad de los productos cosméticos. Ya que antes de comercializar un cosmético es necesario llevar a cabo una evaluación toxicológica, para verificar que el producto es seguro. En otros casos, la efectividad del cosmético debe ser probada para asegurar que no se está engañando al consumidor. Es por esto que, lamentablemente, aún a día de hoy millones de animales son usados para el desarrollo de productos cosméticos y medicinas.

Debido a que la experimentación animal ha sido durante demasiado tiempo la vergüenza de la industria cosmética, la presión popular llevó a Europa a tomar medidas prohibiendo la venta y fabricación de productos cosméticos que hayan sido previamente testados en animales de laboratorio en el REGLAMENTO (CE) Nº 1223/2009 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 30 de noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos. En 2013 terminó la fecha límite para la aplicación de esta ley, y desde entonces, está prohibido realizar ensayos en animales para los ingredientes cosméticos o productos acabados. Sin embargo, esta normativa presenta algunas excepciones, ya que las empresas que exportan sus productos a países donde el testado en animales es obligatorio, siguen realizando pruebas en animales. En Estados Unidos un proyecto de ley llamado Humane Cosmetics Act (H.R. 4148) que prohíbe la experimentación animal en el proceso de desarrollo del cosmético fue iniciado en 2014, pero sólo en 2017 entró en la primera etapa el proceso legislativo. Aunque la mayor barrera para la eliminación de la experimentación animal en cosméticos sigue siendo China. En el gigante asiático la industria cosmética ha mostrado un rápido desarrollo económico, tratándose de un enorme mercado cosmético donde las empresas multinacionales desean vender sus productos. Según la ley enmendada el 30 de junio de 2014, China emitió el requisito legal de que los productos de maquillaje, perfumes y productos para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas fabricados y vendidos en China deben haber sido testados en animales previamente a su comercialización.

A pesar de los esfuerzos realizados en algunos países para prohibir la experimentación de cosméticos en animales (además de la UE, está prohibida en Suiza, Islandia, Israel, Noruega, Nueva Zelanda, India, Guatemala, Serbia y Turquia), todavía está permitida en el 80% de los países del mundo.

En Planthia, además de considerar esta practica cruel, obsoleta e ineficaz, creemos que es responsabilidad de las empresas aplicar conductas éticas que eviten el sufrimiento animal. Por esto, todos nuestros productos e ingredientes son y serán 100% cruelty-free.

Si quieres tener mas información sobre este tema, te recomendamos leer los siguientes artículos:

Mining Social Media Data to Discover Topics of Sustainability: The Case of Luxury Cosmetics Brands and Animal Testing

Animal testing and its alternatives : the most important omics is economics

Alternatives to animal testing: A review

Regulatory drivers in the last 20 years towards the use of in silico techniques as replacements to animal testing for cosmetic-related substances

Animal Testing Facts and Alternatives

Pruebas de cosmeticos en animales: hacia una prohibición mundial

Descubre nuestros productos

Productos Sostenibles, Naturales, Toxic-Free, Cruelty Free y Veganos

En Planthia creamos productos únicos con ingredientes de alta calidad que respetan el medio ambiente y cuidan tu cuerpo. ¡BIENVENID@ A LA REVOLUCIÓN DE LA COSMÉTICA!